VISADO DE RESIDENCIA NO LUCRATIVA

El visado de residencia no lucrativa habilita para residir en España a ciudadanos no europeos con su familia, con medios económicos suficientes, sin ejercer actividad laboral o profesional por un periodo superior a 90 días y obligación de estar 6 meses y un día a lo largo del año (no consecutivos).         
 

No obstante, sí se puede invertir con esta residencia. Es decir, se puede realizar cualquier tipo de inversión (por ejemplo, en acciones, vivienda...) y conseguir así una fuente de ingresos extra. Además, permite inscribirse a un centro educativo, estudiar, y a prácticas de carácter formativo, que también se podrán realizar en una empresa siendo remuneradas. 

El procedimiento para conseguir este permiso de residencia se divide en dos partes: la solicitud del visado inicial en el país de origen o allí donde se tenga la residencia legal. Seguidamente la obtención de la tarjeta de residencia una vez se llegue a España, en el tiempo máximo que marque el visado.

El procedimiento legal suele tardar de principio a fin, aproximadamente entre 5 o 6 meses (pudiendo llegar a ser menos).       
En los casos en los que el visado es denegado, se puede presentar un recurso.       .

La primera tarjeta es de 1 año, pudiendo renovar la misma posteriormente 2 años más, más otros 2 años hasta que pasados estos 5 años, se solicita la tarjeta de residencia de larga duración.

Al año, puede tramitar la solicitud de modificación a Residencia Lucrativa, pudiendo tener así la opción de trabajar, si así se desea.